Páginas

¡BIENVENID@!

¡BIENVENID@!

En este blog encontrarás las recetas que he ido descubriendo, adaptando, reinventando o creando… sin trigo, sin levaduras ni lácteos. Lo que en principio parece una limitación, se puede convertir, con un poco de cariño, imaginación y ganas de experimentar cosas nuevas en un reto apasionante que permite descubrir ingredientes y sabores antes desconocidos y ensanchar los horizontes de nuestra cocina de forma saludable y sabrosa... haciéndonos sentir que el mejor restaurante está en nuestra propia casa.

miércoles, 4 de enero de 2012

Bizcochos de Soletilla (OV)


Hace ya tiempo que había visto esta receta en el blog Pimienta Rosa y decidido que la haría en cuanto tuviese oportunidad. El paso a paso de dicho blog (no os lo perdáis), buenísimo, me dejó con la sensación de que tenían que ser muy fáciles de hacer, cosa que jamás me habría imaginado. Es cierto. Una elaboración sencillísima para un resultado especialmente bueno, con una textura muy suave y esponjosa y un sabor muy rico ¡a pesar de que no llevan nada que los aromatice! Estoy convencida de que tiene que ser por la panela, da un sabor buenísimo a todo. Estupendos por sí solos como merienda o desayuno o como base para preparar ricos postres... La verdad es que como en todo... intolerancias aparte, después de haberlos probado hechos en casa ¿Quién querría  volver a los comprados? ;P

INGREDIENTES: 
(Para unas 26 unidades de buen tamaño)
- 3 huevos, claras y yemas separadas
- 100 gr de azúcar integral de caña (panela)
- 75 gr de harina blanca de espelta (eco)*
- Panela (para espolvorear por encima)


* NOTA para celíacos: Yo he utilizado espelta pero creo que se podría utilizar harina de arroz sin problema, ya que produce muy buenos resultados en las masas de bizcocho en general.


ELABORACIÓN:

Precalentar el horno a 180º (yo he puesto calor inferior y superior con turbo).

En un bol montar las claras a punto de nieve. Cuando ya estén bastante firmes, añadir la mitad de la panela y continuar batiendo hasta integrarla totalmente.

En otro bol (más grande), batir las yemas con el resto del azúcar. Añadir un poco del merengue y mezclar con cuidado para evitar que baje. Una vez que tenemos una mezcla un poco más blanda, es el momento de incorporar el resto del merengue con la certeza de que las claras no perderán volumen (aún así, seguir haciéndolo con movimientos envolventes y suaves).

Agregar la harina, tamizada, y mezclar bien pero con cuidado.

Preparar la manga pastelera: Yo he utilizado una desechable con boquilla Wilton del 2A
Imagen tomada de Internet
pero se puede hacer simplemente cortando la punta de la manga para que quede de ese mismo grosor (1 cm de diámetro).

Meter la masa con cuidado en la manga (es blanda y pringa bastante si un@ se descuida) y formar los bizcochos (esta es la parte más divertida) sobre una bandeja de silicona (mi favorita) o una bandeja de horno cubierta de papel de hornear. Espolvorear con un poco de panela cada bizcocho y hornear durante 8-10 minutos (estad muy atent@s, ya que el punto dependerá del horno y se pueden pasar en un momento). Sacar cuando estén doraditos y esponjosos (los míos tienen un poco más de color por la panela).

Dejar enfriar sobre una rejilla pastelera...


... ¡Y a disfrutarlos! Las opciones son múltiples: con un café con leche (vegetal, claro) calentito, con un buen chocolate a la taza, o como base para postres (algunos irán apareciendo por el blog poco a poco)... ¡Campo abierto a la imaginación!


6 comentarios:

  1. Hola! Tienen muy buena pinta. ¿Piensas entonces que la harina de arroz serviría? A mí normalmente se me queda bastante apelmazada, lo mismo habría que ver la cantidad necesaria de huevo para levantar la harina...

    Un beso mu gordo!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Cota-K! Gracias pero te aseguro que no tienen ciencia. Sí, estoy convencida de que se puede utilizar. Lo que me sorprende es que te queden apelmazadas las masas, a mí no me pasa y no uso levaduras. Me dejas intrigada... ¿A qué tipo de masas te refieres? Yo hablo de bizcochos, madalenas y este tipo de cosas. Como en estos bizcochos se montan las claras a punto de nieve, tienen que quedar muy ligeros también con harina de arroz. De todos modos, si no te urge no tengo problema en volver a hacerlos pronto (con harina de arroz esta vez) y te digo, basándome en hechos consumados ;)
    Un abrazo a ti también.

    Si quieres que haga la prueba con alguna de las masas que te quedan apelmazadas, ponte en contacto por correo y estaré encantada de intentar ver qué pasa.

    ResponderEliminar
  3. Niñaa!! que presencia tienen estos bizcochos de soletilla, que ricos!! sabes el día que hice la plancha de bizcocho para el tronco me sobró un poquito que también hice, y me lo comí con un gusto, era como los bizcochos de soletilla, y es que la receta es igual..Que ganitas de preparar otra vez..jaja. Pero ya sabes, para mi poquitas.. Te han quedado tan bonitos!! ole..

    Núria

    ResponderEliminar
  4. Nuria: Sí, me sorprendió lo sencillos que son y lo ricos y esponjosos que quedan. ¡Me hicieron una ilusión! No te quiero ni contar el tiempo que hacía que no los probaba...y entonces eran comprados :P
    Tienes razón, la masa tiene que ser muy similar a la de la plancha de bizcocho para brazo de gitano o tronco. Yo hago otra receta pero es cierto que la textura es muy parecida.

    Gracias y besos :)

    ResponderEliminar
  5. Me han gustado, probare y te dire como quedan sin gluten.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que te gusten. Salen muy buenos, estoy segura de que sin gluten también pero no me ha dado tiempo a probar aún. Ya me contarás ;) ¡Gracias! Besos

    ResponderEliminar

¿Te animas a dejarme un comentario?