Páginas

¡BIENVENID@!

¡BIENVENID@!

En este blog encontrarás las recetas que he ido descubriendo, adaptando, reinventando o creando… sin trigo, sin levaduras ni lácteos. Lo que en principio parece una limitación, se puede convertir, con un poco de cariño, imaginación y ganas de experimentar cosas nuevas en un reto apasionante que permite descubrir ingredientes y sabores antes desconocidos y ensanchar los horizontes de nuestra cocina de forma saludable y sabrosa... haciéndonos sentir que el mejor restaurante está en nuestra propia casa.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Bollos Ingleses (Scones) de Manzana y Canela (OV)


Los scones son un bollos ingleses que tradicionalmente se acompañan con té y en el sur de Inglaterra se suelen tomar abiertos por la mitad y cubiertos de mermelada y nata montada... ¡un verdadero placer!

Llevo muchos años haciendo scones... Sencillamente, me encantan. Tanto es así, que cuando me diagnosticaron las intolerancias y, una vez superado el shock inicial y resueltas las necesidades básicas, empecé a reparar en lo que conllevaría prescindir de lácteos, trigo y levaduras, una de las cosas que más me costaba asumir era que nunca más volvería a probar mis queridos scones, tan drástica y tristemente reducidos a la categoría de mezcla prohibida.

Afortunadamente pronto comprendí que "nunca más" era mucho decir... ya que que casi todo tiene solución en esta vida, y poco a poco se me ocurrieron alternativas para disfrutar de mis platos favoritos, entre ellos los scones

Los que hoy os presento no son los clásicos, los que suelo hacer, sino un descubrimiento reciente que me ha encantado y quiero compartir. La masa lleva manzana y canela, lo que les da un sabor delicioso y les cambia bastante la consistencia (resulta más blanda). La superficie se recubre de una mezcla de canela y azúcar que le queda genial. Como ya tienen un sabor muy rico, éstos yo los prefiero sin mermelada pero eso va en gustos...

Antes de pasar a explicar la receta, me gustaría comentaros alguna cosina para que os salgan perfectos, ya que los scones no son difíciles de hacer pero tienen sus manías:

- La masa no se puede trabajar mucho rato ni manosear demasiado. Incluso es mejor hacer la mezcla inicial de líquidos y sólidos con un cuchillo para evitar calentarla con las manos y es preferible amasar de menos que de más para evitar que los scones queden duros o correosos.

- Hay que tener cuidado al pasar la masa a la superficie de trabajo y no añadir demasiada harina, lo cual perjudicaría al sabor y consistencia del scone. Sólo añadiremos la justa para poder manejar la masa y estirarla sin que se pegue o rompa

- Es absolutamente imprescindible ser muy cuidadosos con la altura que damos a la masa al estirarla para conseguir que suba en el horno. Para mí lo ideal son 2 cm (hoy les he puesto menos, como 1 cm y son más bajitos de lo habitual).

- El punto del horno también es fundamental. Tiene que precalentarse a unos 200-220º y la masa no ha de esperar para entrar en el horno una vez preparada o se puede ir al traste el efecto del bicarbonato... La temperatura es relativamente alta porque queremos que el bollo suba rápidamente (cosa que podemos apreciar fácilmente). 

Y una vez dicho todo esto, pongámonos manos a la masa, que estoy deseando que vosotros también podáis disfrutar de estos scones...


INGREDIENTES:       (Para 1 docena)
- 315 gr de harina blanca de espelta (eco)
- 37 ml de aceite de oliva (virgen extra)
- 60 gr de azúcar integral de caña (panela)
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 1/2 ó 1  cucharadita de canela en polvo (según gusto, yo puse 1/2)
- 1 manzana, pelada y rallada (yo he utilizado una variedad roja local y eco)
- 1 huevo
- 80 ml de leche vegetal ( yo he utilizado de almendra, natural y casera)

- 1 cucharada de azúcar integral de caña (panela)
- 1/4 cucharadita de canela en polvo

ELABORACIÓN:

Precalentar el horno a 220º, calor inferior y superior con turbo. Preparar una bandeja de silicona o molde para galletas, engrasándolo si hace falta.

Poner en un cuenco la harina y mezclar bien con el bicarbonato. Añadir el aceite y mezclar con rapidez frotando con las yemas de los dedos (no batir ni mezclar con robot de cocina). Añadir el azúcar, la canela y la manzana y mezclar bien. El aspecto resultante es bastante irregular y grumoso. 



Aparte, mezclar la leche con el huevo, batiendo a mano. Reservar una cucharadita de esta mezcla en una tacita y verter el resto en un hueco que habremos hecho en la mezcla de harina. Mezclar con rapidez y pasar a una superficie ligeramente enharinada, donde continuaremos amasando lo justo para que la mezcla ligue y podamos estirarla. Añadimos un poco de harina, si hace falta, pero con prudencia. La masa resultante es relativamente blanda.
Cuando podemos manejar la masa sin que se pegue mucho, la estiramos con un rodillo, dejándola de un grosor de 2 cm y con un cortapastas redondo cortamos círculos de masa y los vamos colocando en la bandeja preparada.

Barnizamos la superficie de los círculos con la mezcla de huevo y leche que habíamos reservado y espolvoreamos con el azúcar y canela restantes, previamente mezcladas.

Horneamos a altura media del horno entre 10-12 minutos, tiempo en que los círculos doblarán su tamaño, convirtiéndose en preciosos scones de bonito color dorado. Los tiempos son orientativos y dependerán de cada horno, a partir de los 10 minutos es mejor estar muy pendiente.



Receta adaptada del libro "Muffins & Scones" de Anne Wilson, ed. Könemann.

15 comentarios:

  1. Qué buenos que están. Qué gran cocinillas eres. Un beso. Y gracias por este blog. :))

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los Scones, y estos tuyos tienen una pinta de rechupete!

    ResponderEliminar
  3. Como me atrae esta receta! hace siglos que no como scones, ahora por tu culpa me muero por uno!!! Encima con manzana y canela!!

    ResponderEliminar
  4. Caramba, qué descubrimiento! Te animo a seguir, me parece fantástico ver cómo vas haciendo una recopilación de antiguas recetqsa de nuestro pueblo, de las que ya ni me acordaba y que, por supuesto, nohe hecho nunca!!!!!!11 Besos, campeona!

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja, ja, los scones son irresistibles, ¡si lo sabré yo, que me muero por ellos! Y éstos, con la manzana y la canela, tienen un plus, como bien dice Lucía. Pues nada, chicas, que esto tienen fácil solución... ¡Manos a la obra! Y entonces ya veréis de qué estamos hablando... ;)

    Anónimo: Gracias a ti por tu comentario (y por el cumplido) :).

    Patri: Te lanzo el reto de veganizarlos... ;)

    Lucía: Ja, ja, ja, no me eches la culpa, mujer, déjate tentar y ya está... ;)

    Zulima: Muchas gracias por tus palabras hacia el blog. Esto surgió más del deseo de compartir lo que iba aprendiendo sobre cómo cocinar sin ciertos ingredientes con el fin de que pudiera ayudar a otras personas en situaciones similares que de recopilar recetas tradicionales, pero poco a poco va habiendo más variedad de platos: locales, regionales, nacionales e internacionales. Me alegra ver que te ha "prestado" ver recetas de aquí. Sí, me gusta recuperarlas, aunque algunas las "tuneo" para adaptarlas a mis necesidades dietéticas :) Oye, estoy muy intrigada, ¿Eres Zuli C.? Si es así, cuando vengas de vacaciones, organizamos una merienda en toda regla con tu hermana y sobrina en un momento con alguna de esas recetas que ya no recordabas ;)

    Besos a las cuatro.

    ResponderEliminar
  6. Crujientitos y con manzana que bien!!!
    Un saludito

    ResponderEliminar
  7. Vengo de verlos en otros dos blog pero eran diferentes .....Me gusta esta variación con manzana y canela tan nuestra y que realzará aún mas el sabor de estos bollitos, no me cabe duda alguna ;)

    Besinos.

    ResponderEliminar
  8. dos o tres bollos de estos tan ricos, con un te y estamos en la mismisima inglaterra.. tienen una gran pinta..
    saludos

    ResponderEliminar
  9. Mijú, Bego & Arham: Sí, la manzana los hace diferentes a los clásicos, los hace un pelín más abizcochados porque la textura de la masa resulta algo más blanda y el sabor... mmmm... ¡¡el sabor!! ¿Os animáis a probarlos? ;)
    Besos a los tres (bueno, me vais a permitir que a Bego le devuelva los "besinos", ¿verdad? ...es lo que tiene ser paisanas...;) )

    ResponderEliminar
  10. Sí, soy Zuli, la hermana de tu amiga. Pero la merienda va a tener que esperar poruqe no sé cuánto hace que no voy y no sé cuánto más pasará... La verdad es que lo poco que "subo" hacia allí, me paro en Oviedo y no avanzo más. Pero te cojo la palabra y si me da un arrebato y voy, espero que tengamos merienda. Y ten cuidado que eso puede ser: la última vez fui sólo a cenar el sábado por la noche así que cualquier día me da la vena y me digo, vamos a merendar rico rico, que ya sé quien me invita, jajajaja Besos enormes. Cuidate.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Zuli! Pues nada, hay que prodigarse más, que yo sé de una que estaría encantada de tenerte por aquí más a menudo. Lo de la merienda está hecho, sólo tienes que avisarme con un poco de antelación para que me dé tiempo a organizarme y preparar algo rico. Cuídate tú también. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  12. Tienen una pinta buenísima. Gracias por este blog, aunque yo tengo que hacer mis modificaciones porque no puedo tomar azucar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenida a este rincón. Espero que a pesar de lo del azúcar puedas encontrar cosillas que te sirvan por aquí. Besos

      Eliminar
  13. HOLA,CORAZÓN. ME VOY A HACER CON ALGUNAS RECETAS PARA ESTA SEMANA. EMPIEZO YA A SANEAR EL CUERPO. UN BESO MUY, MUY GRANDE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien! ;) Ya me contarás. Un abrazo enorme.

      Eliminar

¿Te animas a dejarme un comentario?