Páginas

¡BIENVENID@!

¡BIENVENID@!

En este blog encontrarás las recetas que he ido descubriendo, adaptando, reinventando o creando… sin trigo, sin levaduras ni lácteos. Lo que en principio parece una limitación, se puede convertir, con un poco de cariño, imaginación y ganas de experimentar cosas nuevas en un reto apasionante que permite descubrir ingredientes y sabores antes desconocidos y ensanchar los horizontes de nuestra cocina de forma saludable y sabrosa... haciéndonos sentir que el mejor restaurante está en nuestra propia casa.

viernes, 18 de abril de 2014

Peras al Sirope de Cinco Especias (SG/VG)


Este es un plato nuevo en casa que ha venido con clara vocación de quedarse. Le tenía ganas desde hace tiempo, pues me encantan las frutas cocinadas (al vapor, al horno, etc) y esta combinación de especias me parecía sumamente atractiva. Finalmente le ha llegado su turno y ha resultado ser aún mejor de lo que me imaginaba.

Las peras adquieren un sabor increíble con este sirope, deliciosamente aromático. Por mucho que cante sus cualidades, me quedaré corta… hay que probarlas ;)

INGREDIENTES: (Para 2 personas)

-       2 peras grandes de una variedad con consistencia firme pero no dura
-       250 ml de zumo natural de manzana (eco)
-       1-2 cucharadas de sirope de ágave*
-       2 clavos
-       El contenido de 2 vainas de cardamomo
-       2 rodajas finas de jengibre fresco, pelado
-       Pimienta negra
-       1 piel de limón (eco)
-       1 “flor” de anís estrellado

*Para mí con una cucharada ya llega porque el zumo natural ya es dulce, pero es cuestión de gustos.


ELABORACIÓN:

Empezaremos preparando el sirope. Para ello ponemos en un cazo el zumo, el sirope de ágave, los clavos, las bolitas de cardamomo, el jengibre, la piel de limón y un poco de pimienta recién molida. Mezclar bien y cocer un poco hasta que se disuelva el ágave y se integren algo los sabores.

Pelar las peras pero dejarlas enteras. Colocarlas tumbadas en el cazo del sirope y cocer a fuego medio-bajo hasta que estén tiernas. Según va avanzando la cocción se van impregnando del sabor del sirope, que se irá reduciendo y haciendo progresivamente más denso.

En su punto, retirar las peras y reservar. Si es necesario, dejar reducir al fuego el sirope hasta obtener la consistencia que nos interesa, densa pero fluida. Una vez listo, colar (no queremos que nadie se tropiece con un clavo o un trozo de pimienta) y pasar a un bol.

Colocar cada pera en un plato. Salsear con el sirope y decorar con una estrella de anís. Servir con el resto de sirope en el bol para que cada uno pueda añadir más si quiere.


Fuente: Esta receta ha sido adaptada de la revista “Canadian Living” (2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te animas a dejarme un comentario?